me quedo con tu imagen

Me quedo con tu imagen

La imagen personal que proyectamos cada día se ha convertido en los últimos años en un asunto que ocupa a la inmensa mayoría de los ciudadanos. Rara es la persona que le da exactamente igual cómo se muestra ante los demás. Por supuesto hay grados y no a todos les preocupa con la misma intensidad, pero lo que está claro es que a la calle, no salimos de cualquier manera, ni recibimos a las visitas en casa sin arreglarnos. Nos guste más o menos, la imagen que damos ante la sociedad tiene una enorme importancia hoy en día. Es fundamental dar buena imagen en cualquier ámbito en el que nos movemos: en el trabajo, por supuesto, en nuestro círculo de amigos, en cualquier evento social,… Se trata de una actitud y un concepto que va más allá del “ir arreglado”, nuestra imagen es algo más global, es la impresión general que damos, lo que queda de nosotros en los demás, cómo nos perciben. En definitiva, cobra importancia lo de “una imagen vale más que mil palabras” y proyectar una imagen positiva o negativa nos puede abrir o cerrar puertas. Es innegable que todos invertimos buena parte de nuestro tiempo en cuidar la imagen que vamos a proyectar en cada momento, desde una fiesta, una cena, un evento cultural o una entrevista de trabajo, entre otras cosas.

Es posible que haya personas que no estén de acuerdo con lo anterior. Creo que no estarlo es ignorar la realidad. Otra cosa es que nos guste o no. Pero que se trata de una realidad aplastante, creo que está fuera de toda duda. A esas personas, no obstante, las invito a seguir leyendo el post y conocer más sobre la importancia de la imagen y, sobre todo, de la imagen corporativa, no la que proyecta una persona sino la que proyecta una empresa, que tiene, posiblemente, más importancia.

Y es que la imagen que una empresa o un profesional proyecta ante el público debe ocupar un lugar de privilegio en la lista de prioridades de los mismos. Igual que nadie quiere dar una mala imagen, ninguna empresa debe causar una mala impresión a un cliente, tanto real como potencial. Eso es nefasto, y más ante la gran competencia que cualquier empresa de cualquier sector debe afrontar en la actualidad. Hay que dar una buena imagen inicial para que nuestros potenciales clientes se queden con nosotros. Así pues, si aún te sigues preguntando si es o no necesario invertir algo de dinero en desarrollar una imagen corporativa para tu empresa o negocio, estás cometiendo un error. La gran mayoría de las empresas lo han entendido y disponer de una buena imagen de marca es el modelo que se ha impuesto en los últimos años.

 

La imagen que una empresa debe ocupar un lugar de privilegio en su lista de prioridades Click Para Twittear

 

Pero si te empiezas a preguntar qué es eso de la imagen corporativa de mi empresa, déjame decirte que vas por buen camino y que te planteas que es necesario cuidar ese aspecto de tu negocio. Así que te voy a dar unas pinceladas de lo que es la imagen o identidad corporativa.

La identidad corporativa

No es otra cosa que la imagen que proyectamos de nuestra empresa o negocio al exterior, nuestra “cara” en la presentación a nuestros clientes y al público en general. Por tanto, es muy importante y absolutamente necesario cuidarla.

La imagen corporativa refleja la visión, la misión y la filosofía con las que nuestra empresa se identifica. Es una representación física de nuestra marca en el exterior y engloba aspectos como el logotipo, la tipografía, los colores, nuestras tarjetas de presentación, etc… Es decir, todos los elementos con los que nos comunicamos con el público. Y esto mismo se extiende indudablemente al diseño de nuestra web, de nuestros perfiles sociales o de nuestra publicidad. De esta manera, creamos una homogeneidad en nuestra imagen que resulte fácilmente reconocible para el público y que haga que éste identifique rápidamente a nuestra empresa. Este conjunto de actuaciones programadas de forma global y coordinada es lo que se llama “hacer marca”, cuyo término en inglés es “branding”.

El término “branding” hace referencia al componente gráfico y psicológico que crea el vínculo emocional con el cliente a través de valores culturales compartidos. Se trata de un concepto más amplio que será desarrollado en otro post porque de lo que se trata ahora es de dejar clara la importancia que tiene la imagen de nuestra empresa a la hora de ser reconocidos e identificados. A la hora de hacer marca.

¿Pero qué ventajas concretas tiene contar con una identidad corporativa?

Muchas. Es una excelente inversión y también la primera actuación que hay que poner en marcha cuando comenzamos una estrategia de marketing digital. La imagen corporativa:

  • Crea un valor añadido para que los clientes perciban lo mejor de nosotros.
  • Ofrece una imagen al exterior de seriedad y profesionalidad.
  • Nos permite ser reconocidos fácilmente y recordado por nuestros clientes.
  • Nos permite distinguirnos de nuestros competidores.
  • Es un elemento distintivo para nuestras promociones.
  • Nos ayuda a optimizar las inversiones publicitarias.

Y muchas ventajas más. Éstas son sólo algunas, pero suficientes para destacar la relevancia de este elemento empresarial, la necesidad de cuidarlo y mantenerlo para llegar mejor a nuestros clientes y fidelizarlos en un mercado tan competitivo como el que existe actualmente.

 

Fijaos en el ejemplo que os presento en este vídeo. Ya sé que no somos Coca-Cola, pero quiero mostrar cómo esta empresa usa y potencia su identidad corporativa.

 

Os invito a hacer las cosas bien desde el principio, y eso implica contar con profesionales cualificados que te asesorarán y te diseñarán la mejor imagen corporativa. No cometas el error de dejarlo en manos de cualquiera que se ofrezca “a diseñarte algo”, porque, no te quepa duda de que si malo es no tener una imagen adecuada, peor es tener una que proyecte poca profesionalidad. Cuenta con nosotros para empezar a andar el camino hacia el éxito de forma segura. Hablamos cuando quieras.